Culto publico dominical en Vivo - Iglesia Evangelica Pentecostal


Testimonio de sanidad.

Testimonio Personal del Pastor Walter Garcia




El pastor Walter Garcia les dice que Dios les bendiga y será un gusto conocernos por medio de este testimonio. Como pastor deseo que reciban una gran bendición y una profunda enseñanza, todos aquellos que compartan esta lectura. Que el Señor este derramando de su Espíritu Santo sobre vuestras vidas.

Desde este espacio, haciendo clik aquí, usted podrá leer, o escuchar, como fue que nuestro pastor Walter Garcia, conoció y comenzó a transitar los caminos del Señor.



El Señor siempre llega a tiempo

El día domingo proximo pasado, fuimos visitados en nuestra casa de oración por el hermano Luis Alberto Jerez, quien tuvo a cargo la palabra; luego de la predica, le vino de parte del Señor, el compartir un testimonio, el cual transcribire a continuación:
Decia el hermano Jerez, que él, con un grupo de hermanos, se reunen todos los días jueves en su casa, con el fin de compartir la palabra y adorar el nombre del Señor.
Sigue diciendo el hermano, que hace aproximadamente veinte días, un día jueves en que se estaban reuniendo, llego a su casa un vecino, que en su juventud habia conocido la palabra del Señor, pero que despues se apartó; pidiendole si podía participar de la reunión; se le dijo que era bienvenido, y este vecino ingreso y participo de la palabra, y al momento de la adoración, solicito se le prestara una guitarra, para cantar y adorar; al terminar la reunión se retiró a su casa muy contento, con la promeza de volver a participar el jueves proximo.
Dos días despues en las calles del barrio el hermano Jerez se cruzo con la esposa de este vecino, quien le manifesto que su marido se encontraba muy contento de haber estado en la reunión, que no veia las horas de que volviese a ser jueves para nuevamente participar de la palabra, y que se la pasaba cantando coritos y alabanzas. Eso fue un día sabado, el día domingo, este vecino, (hermano), sufre un accidente de tránsito, y dos días despues, el martes, parte a la presencia del Señor.
Esto nos lleva a meditar en la situación y a darnos cuenta de como solo el Señor conoce nuestros tiempos.
Fijese hermano como El señor da oportunidades, él siempre esta esperando que le busquemos, por eso podemos decir, que Jesús siempre llega a tiempo.


Testimonio de visión en sueño

El testimonio que a continuación publicare, fue dado por la hermana Maria Perez, ella cuenta como el Señor le dio visión de un lugar en sueños:
Comienza diciendo la hermana que hace aproximadamente seis meses tuvo un sueño, donde el Señor le decía que debía dar su testimonio personal en una pequeña iglesia; le mostraba en ese sueño como era la iglesia, la cual ella no reconocía; en ese sueño ella se veía en el púlpito dando su testimonio, ese sueño aconteció aproximadamente en el mes de Enero del corriente año; transcurrieron quince o veinte días, y el sueño se volvió a repetir.
Continua diciendo la hermana que luego de esta repetición, ella, junto a los miembros de su familia, comenzaron a orar para que se cumpliese, si era del Señor, su perfecta voluntad.
En el transcurso del mes de Mayo el Señor la bendijo con la adquisición un automóvil, con su esposo convinieron que debían hacer un viaje para ablandar el vehículo y decidieron ir a la localidad de Tandil en la provincia de Buenos Aires.
El viaje había sido programado para el fin de semana largo que comprendía al feriado del 25 de Mayo; unos quince días antes de la fecha indicada, la hermana trató de conseguir alojamiento en la ciudad de Tandil, comunicándose con cuanto hotel u/o cabaña encontraron en los folletos turisticos; recibiendo en todas las consultas la misma respuesta, que debido al fin de semana largo, todo estaba ocupado en la ciudad.
El esposo de la hermana se acordó en ese momento, que tenía el número de teléfono del hermano Mario Garcia, un miembro de nuestra congregación, hermano de nuestro Pastor, que se había mudado con toda su familia a Tandil acudiendo al llamado del Señor ya hacia algún tiempo atras, el hermano Mario, pastorea una Iglesia Evangelica Pentecostal en un pueblito rural llamado Vela, distante 55 km de la ciudad de Tandil.
Comunicado con el hermano Mario, este se compromete a conseguirles una cabaña para que puedan hospedarse mientras se encuentren en la ciudad, pasados un par de días les confirma que la cabaña esta alquilada y se ofrece para esperarlos cuando lleguen a la ciudad.
La hermana y su esposo realizaron el viaje, y antes de llegar a la ciudad se comunican con el hermano Mario, quien ya los estaba esperando con los brazos y el corazón abierto, y un suculento asado para compartir, nos atendieron con gran amor.
Sigue contando la hermana Perez, que al día siguiente el hermano Mario los llevo a recorrer la ciudad y les mostró todos los lugares turisticos; en la noche, fueron a cenar con el hermano Mario y su esposa Rosa, durante el transcurso de la cena el hermano Mario los invitó a que el día siguiente fuesen a su iglesia, que el ya había dicho a su congregación, que un matrimonio de Buenos Aires iría de visita, y que la hermana Maria contaría su testimonio personal.
Y fue asi, que al día siguiente a las 8,30 llegaron a la Iglesia, donde Mario y su esposa los estaban esperando; la hermana María dice textualmente: "Imaginense hermanos el flechazo que recibi en mi corazón, cuando se abrieron las puertas de la iglesia, y me encontre con la revelación que el Señor me había mostrado en sueños".
Hermanos sentí tanto gozo, tanta comunión, que le agradecia al Señor y le decia que hermoso es esto que estoy viviendo, que proposito tendras hoy aca, me acerque a la hermana Rosa, y le dije esta es la iglesia que me mostró el Señor.
Comenzó la reunión, y se podía sentir la presencia del Señor y la llenura del Espíritu Santo, el pastor nos presentó, e invito a mi esposo a que subiera al pulpito a saludar a la congregación, luego hizo lo mismo con migo, y me dió libertad de presentar mi testimonio personal; se pudo ver que fue de gran bendición para los hermanos que alli estaban.
Cuando estaba bajando del pulpito, senti como un rayo que medió vuelta hacia el pastor, y mi boca comenzo a profetizar y sentía que las palabras salían de mi estomago y el Señor ministraba a mi hermano, fue tanta la presencia del Señor, que el Pastor en el pulpito lloraba y lloraba del gozo, decia Señor que me hablaste?, el no podía entender que el Señor me hubiese llevado tantos kilometros para hablar a su vida.
Hoy doy este testimonio porque el Pastor Mario Garcia me pidió que asi lo hiciese, pero ustedes no se imaginan el gozo y la felicidad que hemos recibido hemos vuelto de ese viaje muy pero muy bendecidos.
Le damos la gloria al Señor, y nosotros nos gozamos por haber sido instrumento en sus manos para bendecir a su siervo y al pueblo en aquel lugar.



Testimonio de Sanidad

Este testimonio fue dado en a nuestra congregación por la hermana Erla Jerez, quién decía textualmente lo siguiente:
"Hace cinco años fui oparada de un cancer, y a fines del año 2006, tuve un rebrote de la enfermedad; es por eso que me estan haciendo en la actualidad controles y estoy en tratamiento.
En el mes de Diciembre de 2006, en el control que se me hizo en esa oportunidad, salió en los resultados, que nuevamente tenía algo en la zona en la que había sido operada cinco años antes; fue después de navidad; con esos resultados, fui a ver a mi médica de cabecera, cuando ella los vió, dió un salto y se fue a ver al médico cirujano; este al ver los resultados solicito en forma urgente unos nuevos estudios.
Cuando yo vi el tipo de estudios que me tenía que hacer, le dije a la doctora, !justo estos estudios me tengo que hacer, son tan dolorosos!, la médica me contesto, mira vamos a hacer una cosa mejor, primero te haces una Ecografía y según lo que salga hacemos o no estos estudios. Mientras que pedí el turno para hacer los estudios, ya eatabamos en el mes de Enero de este año 2007, y los siervos de Dios se encontrában pasando unos días de vacaciones; yo no le había querido decir a nadie por lo que estaba pasando; y le dije al Señor, !bueno Señor solamente te tengo a tí!, a la semana siguiente, yo todavía no me había hecho los estudios, por lo que tardan las obras sociales para autorizar las ordenes, pero los siervos ya habían vuelto, entonces me propuse venir a la Iglesia y hablar con el Pastor, pero cuando salí de casa, entre una cosa y la otra, y el hecho de que el colecctivo no llegaba, llegue a la reunión tarde, por lo que no pude hablar con el Pastor.
Se dió la palabra como todos los Domingos, y cuando el Siervo llamó a pasar al pulpito a todos los que necesitaran, pase al frente, y le pedí al Señor, que si esto que me estaba pasando de nuevo, era porque así Él lo quería, y si me ocurría porque tenía que ser un testimonio de sanación para su gloria, yo lo aceptaba; y si me tenían que operar de nuevo porque así era su voluntad, también lo aceptaba.
En el momento de la oración, cuando el Pastor me oró, me quebranté de tal manera, que no podía ponerme de píe, no me podía levantar. El Pastor me oró tres veces ese día; cuando terminó la reunión, me acerque a la hermana Nelida (La esposa del Pastor) y le dije por lo que estaba pasando; ella me dijo que porque no lo hablaba con el Siervo; pero el Siervo ya había orado por mí y reprendido a toda enfermedad en mi vida.
Al día siguiente, más precisamente un Lunes, yo debía hacerme esos estudios; fui con tanta Fe, tenía fe en el Señor, y al mismo tiempo le decía, Señor por favor, si tu quieres, tú me sanarás.
Fui, me hice el estudio, con tanta fe por todo lo que había recibido el día anterior durante la oración.
Bueno me hicieron todo el estudio, y ahora no me quedaba más que esperar los resultados.
A los pocos días tuve que ir a buscar los resultados, ese día no tenía cita con mi médica, de todas formas, en cuanto los tuve me fui a verla, y lleve conmigo todos los resultados anteriores; cuando la médica los vió, admirada me dijo, pero estos resultados son los de tus estudios; por que no hay nada, desaparecio todo lo que se veía en los anteriores, lastima que no está el cirujano, asi los veía el. "Yo quería que el los viera, porque cuando me operó, antes de la operación yo le había dicho que si era la voluntad de Dios que todo saliese bien, asi iba a ser; y el me contestó que el que operaba era el y no Dios."
Luego la doctora me dijo igual vamos a seguir haciendote los controles, mi hermana que estaba conmigo, le dijo pero doctora estos estudios no son suficientes?, la doctora le contesto que si, que se quedaba con la boca abierta, porque la verdad eran dos resultados distintos los primeros a estos que le llevaba ahora.
Le doy gracias al Señor y les pido hermanos que sigan orando por mi, por que se que Él Señor, terminará su obra de sanidad en mi."